by _comunica2punto0

#marketing En el content marketing reina la anarquía y quienes lo practican están locos de atar

In Marketing on 16 febrero, 2017 at 11:12

Del content marketing ha oído hablar todo el mundo. Y todo el mundo parece perfectamente capaz de hincarle el diente a esta disciplina. Así parece desprenderse de lo que se dice, día sí y día, en los medios y en los eventos del sector. Sin embargo, y ya con el corazón en el pecho, ¿qué es exactamente el marketing de contenidos? ¿Por qué se invierte tantísimo dinero en esta disciplina?

Dicen los (supuestos) expertos que el contenido es el rey. Pero, ¿no es el content marketing una derivación, en clave digital, del “corporate publishing”de toda la vida? ¿Son los contenidos alumbrados por el content marketing mensajes publicitarios disfrazados (de manera no demasiado ingeniosa) de contenidos periodísticos? ¿Es el content marketing una manera moderna de denominar al SEO de toda la vida? Branding o performance marketing, ¿en cuál de estas categorías se inscribe el marketing de contenidos? ¿De qué hablamos cuando hablamos de content marekting, de historias fascinantes, de contenidos promocionales puros y duros o de ambas cosas a la vez?

El content marketing que hoy todos conocemos tiene muchísimas facetas, tantas que es francamente complicado atisbar su verdadero rostro. Se aplica por razones muy diferentes y de maneras también muy diferentes. Quien utilizan esta disciplina aducen objetivos de lo más variopintos: branding, ventas, SEO, estrechar lazos con el cliente, etc. Y los medios en los que se desenvuelve el marketing de contenidos son también extraordinariamente diversos: blogs, redes sociales, newsletters, vídeos, eventos, etc.

En el universo del content marketing prima actualmente el caos, lo cual resulta muy preocupante si tenemos en cuenta que hablamos de una disciplina que parece abocada a engullir miles y miles de millones de euros en el futuro, explica Matthias Wesselmann en un artículo para W&V.

El marketing es huérfano hoy por hoy de una definición clara e inequívoca, de estándares, de formatos y de cifras que sirvan de verdad de punto de apoyo a los anunciantes. Y aunque estamos ante un mercado que está floreciendo de manera absolutamente esplendorosa (eso es imposible negarlo), la anarquía reinante en el marketing de contenidos es inevitablemente una piedra en el zapato para esta disciplina.

Que el marketing de contenidos sea una disciplina tan salvajemente fragmentada impide a los anunciantes contemplarla de manera verdaderamente global (y a lo grande). Y eso es malo teniendo en cuenta que hablamos de una disciplina abocada a convertirse en la cura al cansancio impenitente que siente el consumidor por la publicidad de toda la vida, a fomentar una relación respetuosa (y de tú a tú) entre marcas y consumidores y a tender puentes (realmente robustos) entre el departamento de marketing y el de ventas.

El content marketing alberga muchísimo potencial en sus entrañas, pero ese potencial, para ser poder ser desarrollado adecuadamente, necesita de una definición meridianamente clara e irrefutable, de un puñado de estándares y de transparencia. De lo contrario, puede que el marketing de contenidos siga creciendo, pero lo hará de manera asilvestrada y sin poner en manos de los anunciantes el valor que está de verdad en condiciones de proporcionarles, concluye Wesselmann.

via Marketing Directo http://ift.tt/2kB4uLL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: