by _comunica2punto0

#marketing 6 lecciones de liderazgo que aprendió de niño (y se apolillaron al llegar a la edad adulta)

In Marketing on 16 marzo, 2017 at 7:55

Si está decidido a mejorar sus actitudes como líder, quizás haría bien en rebobinar y retornar a su más tierna infancia.

Puede que le cueste creerlo, pero todo aquello que sus padres y sus maestros le enseñaron de niño es oro puro en términos de liderazgo.

Aunque se habrán llenado probablemente de telarañas con el paso del tiempo, las lecciones que aprendió en la niñez rebosan sabiduría y están muy relacionadas con el líder que aspira a ser (en la edad adulta).

A continuación, y de la mano de Inc., repasamos algunas de esas lecciones:

1. Diga “gracias”
Un buen líder es capaz de domeñar el ego que habita en sus entrañas y se preocupa de dar siempre las gracias a los demás. Al fin y al cabo, son conscientes de que para alcanzar el éxito, necesitan apoyarse en los demás. El camino hacia el éxito rara vez se recorre en solitario.

2. Escuche más (y hable menos)
La capacidad de escuchar en ineludible paras ser un buen líder. Quienes se mueven como pez en el agua en el océano del liderazgo se preocupan de mirar a la gente a los ojos y de escuchar con suma atención lo que tienen que decir. La escucha es esencial para aprender y ayudar además a construir puentes de confianza con el interlocutor.

3. No interrumpa a los demás
Generalmente cuando interrumpimos a los demás, lo hacemos porque las ideas (indómitas) luchan por salir borboteando de nuestra cabeza. Creemos ser dueños de una idea y no podemos reprimir el impulso de compartirla con nuestro interlocutor (a quien miramos probablemente de manera inconsciente por encima del hombro). Aunque se trata sin duda un gesto espontáneo, la interrupción denota falta de respeto y un buen líder no puede permitirse el lujo de ser irrespetuoso.

4. Ayude a los demás
El liderazgo se construye en equipo y por eso aquellos que lo dominan son conscientes de que para recibir tienen antes que ser generosos y dar. Los buenos líderes no guardan sus experiencias y sus conocimientos bajo llave y son lo suficientemente dadivosos para compartirlos con los demás.

5. Sea amable
En el liderazgo no tiene que ver tanto con la inteligencia, la experiencia, la posición o la influencia como con la amabilidad. Los grandes líderes son cordiales y respetuosos con los demás. Desplegar este tipo de comportamiento es probablemente lo más gentil que pueden hacer por sí mismos.

6. Juegue
Cuando juegan, los niños sólo piensan en disfrutar y no tienen miedo de cometer errores. Simplemente juguetean con las ideas que se les pasan por la cabeza, experimentan con nuevas maneras de hacer cosas y aprenden felizmente de sus meteduras de pata. Los buenos líderes también “juegan” (a su manera) y saben que por cada fallo que cometen aprenden en realidad una valiosísima lección.

via Marketing Directo http://ift.tt/2nHkMVo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: