by _comunica2punto0

#marketing 10 habilidades que posee todo padre y que deberían ser el decálogo de los marketeros

In Marketing on 19 marzo, 2017 at 12:02

¿Lo estaré haciendo bien? Esta es una de las preguntas que seguramente se repiten con mayor frecuencia los padres. Criar y educar a un hijo es algo para lo que, por mucho que intentemos prepararnos no se sabe lo que es hasta que llega el momento.

Por muchos libros que se lean, información que se consulte en internet o consejos que se pidan a otros padres, se trata de una experiencia que cada hombre afronta de forma distinta. No existe la fórmula perfecta para ser el mejor de los padres. Lo único con lo que cuentan es con el amor que tienen hacia sus hijos.

Una situación muy parecida se da en el sector del marketing. Da igual los consejos que sigamos o la información que recopilemos a través de informes y análisis: cada campaña es un mundo y se afrontan de forma distinta. No existe un decálogo para ser el mejor de los marketeros.

Tanto en el marketing como en la paternidad la experiencia es un grado. No se trata de una garantía para estar seguros al 100% de que sabremos resolver cualquier tipo de situación pero ofrece seguridad a la hora de dar cada paso.

La relación entre el marketing y la paternidad

Ambos conceptos se parecen más de lo que seguro se ha llegado a plantear en algún momento de su vida personal o laboral. Cierto es que no existe la fórmula mágica para convertirse de repente en el mejor de los padres, como tampoco la hay para ser de la noche a la mañana el marketero más creativo e ingenioso.

Pero ambas tienen dos cosas en común que resultan vitales para alcanzar nuestros objetivos: pasión y mucho amor por lo que estamos haciendo. El marketing es una de las profesiones más bellas pero también de las más complicadas. Ser padre es un “trabajo” para toda la vida. Por eso se requiere ese amor en todo lo que se hace.

Por estos motivos queremos aprovechar la celebración del Día del Padre para poner en común cómo el marketing y la paternidad pueden retroalimentarse para alcanzar los objetivos. Todos los padres cuentan con una serie de habilidades y características que potencian a la hora de educar a sus hijos y que son absolutamente necesarias para alcanzar la meta del éxito en el marketing.

Esos elementos son los importantes. Son los que hoy centran nuestra atención y que le ayudarán a convertirse en el mejor padre y marketero (al menos para sus hijos y clientes). Preste atención.

1. La importancia de la empatía

Todos los padres saben que estamos ante un término muy necesario. Desde que nacemos hasta que nos convertimos en adultos atravesamos múltiples etapas que reportan diferentes grados de dificultad.

Los padres necesitan ser personas empáticas para saber ponerse en el lugar de sus hijos. Lo mismo necesitan los marketeros.

La empatía es uno de los grandes aliados del marketing. No sólo para entender lo que quieren los clientes sino para ponernos en los zapatos de los consumidores. Algo vital para que las campañas alcancen sus objetivos.

2. Debe aprender a controlarse

Ya hemos visto que los niños y adolescentes atraviesan por diferentes etapas. En estas los padres sabrán sobradamente que los cambios de humor son la tónica. Hay que aprender a autocontrolarse (recuerde, sea empático).

Saber contar hasta 10 antes de decir lo que realmente pensamos es otra de las claves del marketing. Hay que pensar y no dejarnos llevar por los impulsos en todo momento.

3. La creatividad, su mejor arma

¿Ha probado a intentar entretener a un niño en alguna ocasión? Sólo un padre (y una madre) sabe lo complicada que puede llegar a ser esta tarea. Los niños pueden entretenerse con la cosa más simple del mundo o no estar contentos aunque tengan todo lo que deseen.

Por esto siempre debe ser creativo. Buscar nuevas formas de entretener y captar su atención. Especialmente para que capte sus mensajes. ¿Les suena de algo todo esto marketeros?

4. No se olvide de dar ejemplo

Una de las principales funciones de los padres es educar a sus hijos. Una tarea que les convierte automáticamente en ejemplos de todo. ¿Cómo puede un padre reprochar algo a un hijo si él está haciendo lo mismo por lo que le está regañando?

Tiene que dar ejemplo. Y lo mismo sucede en el mundo del marketing. Requiere de trabajo en equipo e interrelación con muchas personas y departamentos. Tenemos que dar ejemplo en todo momento. No puede decir o mandar una determinada cosa y luego hacer lo contrario.

5. Desarrolle una buena comunicación

Sin habilidades comunicativas difícilmente conseguirá hacerse entender con sus hijos o que sus campañas transmitan el mensaje por el que están pagando los clientes.

6. Tiene que admitir sus errores

Los padres y los marketeros son seres humanos y, como todos, cometen errores. Lo principal que tienen que aprender es admitir estos y extraer las enseñanzas que pueda para no volver a cometerlos. En ambos casos se trata de un proceso de aprendizaje basado en la prueba y el error.

7. Cuidado con las expectativas

Muchos padres tienen planificada la vida de sus hijos casi desde el mismo momento en el que nacen. Quieren que se dedique a una determinada profesión o que estudien tal carrera. Tiene que dejar que sea su hijo el que decida su camino siempre apoyado en sus consejos y comprensión.

Unas palabras que debería recordar todo marketero. Mucho cuidado con las expectativas que se ponen con las campañas cuando apenas son ideas formadas. Hay que ir paso a paso cuidando cada detalle.

8. Aproveche cada oportunidad

La vida pasa y no somos conscientes en muchas ocasiones. Todos los padres saben que tienen que aprovechar cada momento que puedan para compartir con sus hijos. Un punto del que los marketeros tienen que aprender a no desperdiciar las oportunidades. No se fíe de las primeras apariencias y analice cada posibilidad.

9. ¡Benita paciencia!

A estas alturas del texto se habrá percatado de que no podemos lograr nada de lo anterior sin altas dosis de paciencia.

10. Tiene que estar presente

Los hijos y el marketing requieren gran cantidad de tiempo. En ambos casos siempre hay que estar presente. En el caso de los padres para poder dedicar y compartir tiempo con sus hijos y, si hablamos de marketeros, porque desgraciadamente estamos ante una profesión que requiere más tiempo del que ha firmado por contrato.

via Marketing Directo http://ift.tt/2mIAIa1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: