by _comunica2punto0

#marketing ¿Están Netflix, Amazon y compañía matando al cine con su impetuosa impaciencia?

In Marketing on 21 abril, 2017 at 9:13

Rebobinemos un poco para echar la vista atrás en el tiempo. Es el 29 de marzo de 2017. Estamos en Las Vegas, en la prestigiosa feria cinematográfica CinemaCon. Y uno de los “peces gordos” (y más reconocidos) de la industria, Christopher Nolan, hace acto de presencia para presentar en sociedad su nueva película, Dunkirk, ambientada en la celebérrima batalla de Dunkerque de la Segunda Guerra Mundial.

“La única plataforma de la que estoy dispuesto a hablar es el cine”, recalcó un Nolan que para mucho se pegó aquel día un tiro en la nuca (a él mismo y a su profesión). Con su nuevo filme, Dunkirk, Nolan aspira a transmitir al espectador la sensación de que está viviendo en primera persona los hechos allí relatados. “Y eso sólo se puede conseguir en una sala de cine”, subrayó el cineasta anglo-estadounidense.

Al escuchar estas contundentes palabras muchos en CinemaCon aguzaron los oídos (creyendo quizás que habían escuchado mal). Y es que diciendo lo que dijo el pasado mes de marzo en Las Vegas Nolan disparó a matar no sólo contra el visionado de películas en streaming sino también contra el parecer de la responsable de marketing y distribución de Warner Bros., la productora de su nueva película.

Pocos antes del exabrupto de Nolan (así lo calificaron algunos), Sue Krall había abogado por acortar el plazo que debe transcurrir entre el estreno de una película en el cine y su disponibilidad en las plataformas de vídeo en streaming. “Los gustos del consumidor están cambiando y nuestro modelo de negocio está obligado también a cambiar”, argumentó Krall.

La batalla dialéctica protagonizada hace aproximadamente un mes por Nolan y Krall es sintomática de la guerra, inevitablemente cruel, que se vive desde algún tiempo en las entrañas de la industria del entretenimiento.

Servicios de vídeo en streaming como Netflix y Amazon amenazan con hacer añicos el tradicional modelo de negocio de Hollywood. Y pesos pesados de la industria como James Cameron, Todd Philips (Resacón en Las Vegas) y también Christopher Nolan se resisten a sus embistes, unos embistes que, a su juicio, acabarán aniquilando al cine y a su legendaria magia.

Netflix, que primero fomentó el “bingewatching” estrenando de una sola tacada temporadas completas de series de televisión, está cambiando también el consumo de películas, ofreciéndolas de manera paralela a las salas de cine o aún peor (siempre según los puristas): emitiéndolas única y exclusivamente en streaming.

Aguijoneado por los nuevos hábitos de consumo fomentados por Netflix y compañía, el espectador no quiere esperar meses y meses para ver cómodamente en casa los últimos estrenos cinematográficos (o simplemente no quiere desangrarse los bolsillos comprando entradas de cine cuyos precios han crecido en los últimos años como la espuma).

Si en 2012 había que esperar habitualmente nueve meses para ver en casa, vía DVD, los últimos estrenos de cine, actualmente la espera es únicamente de entre dos y tres meses (tanto para disfrutar de las películas en DVD con en las cada vez más pujantes plataformas de vídeo en streaming).

Y los cambios en los hábitos de consumo de los amantes del séptimo arte se están dejando notar también en las arcas de la industria cinematográfica. A pesar de que en 2016 las salas de cine estadounidenses obtuvieron una recaudación récord de 11.400 millones dólares, lo cierto es que desde 2004 ha caído no sólo el número de espectadores sino también la venta de DVDs. En cambio, los ingresos obtenidos con los contenidos audiovisuales en streaming han pegado una zancada del 71% desde el año 2011.

Algunos en Hollywood creen que hay que subirse cuanto antes al tren del vídeo en streaming y otros insisten, como Nolan, en declarar la guerra a Netflix y compañía.

La división que corroe por dentro a la industria del cine a la hora de abordar a los cambios que se le vienen encima (que ya tiene encima, de hecho) se hizo más que palpable el año pasado en CinemaCon, cuando Sean Parker, fundador de Napster, levantó el telón de “Screening Room”, un revolucionario modelo que permite al espectador disfrutar de los últimos estrenos en casa el mismo día de su aterrizaje el cines. ¿La condiciones para disfrutar de este servicio? Adquirir un dispositivo settop-box de 150 dólares y pagar una cuota de alquiler (válida durante 48 horas) por un valor de 50 dólares.

Por aquel entonces, cuando Parker presentó su fenomenal invento, medio Hollywood se llevó las manos a la cabeza y profetizó que, si este modelo se hacía realidad, las salas de cine estaban condenadas a desaparecer. Sin embargo, “Screening Room” logró granjearse también las simpatías de nombres de muchísimo relumbrón como Martin Scorsese, Peter Jackson y Steven Spielberg.

Y Ken Tsujihara, jefe de Warner Bros., habló el pasado mes de febrero de la posibilidad de reducir a 17 días el plazo para poder disfrutar de una película tras su estreno en los cienes (previo pago, eso sí, de 50 dólares).

Warner Bros. no es, de todos modos, el único estudio cinematográfico que se replantea acortar el periodo que debe transcurrir entre el estreno de un filme en los cines y su aterrizaje en los servicios de vídeo en streaming. Cinco de los seis grandes estudios de Hollywood contemplan esta posibilidad. Sólo Disney ha preferido quedarse al margen (porque está convencido de que la gente acudirá en tropel a los cines para ver las próximas entregas cinematográficas de Marvel y Star Wars).

Y pese a que muchos creadores siguen contemplando con horror los planes de los grandes estudios de Hollywood, cada vez más voces, antaño críticas, están haciendo mutis por el foro, quizás porque saben que es imposible poner barreras al mar (o lo que es lo mismo, a los cada vez más briosos servicios de vídeo en streaming).

via Marketing Directo http://ift.tt/2oaDYj6

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: