by _comunica2punto0

#marketing Bolloré y Murdoch: dos “modus operandi”, un mismo objetivo

In Marketing on 16 mayo, 2017 at 15:05

La semana pasada, conocíamos la oferta de compra de Vivendi del 60% del grupo Havas a un precio de 9,25 dólares por acción lo que significa que el acuerdo tendría un valor de 2.300 millones de dólares.

Vicent Bolloré, cuya firma familia Bolloré Group es dueño de estas acciones, ha cerrado sin duda un negocio redondo con una prima del 20,6%.

Esta transacción se posiciona como la segunda mayor en la industria publicitaria de los últimos años en la que ha estado implicado Bolloré tras la venta del 26% de sus participaciones de Aegis Group al japonés Dentsu en el año 2012.

Además, mientras los inversores recibirán más bien pocos beneficios de esta fusión, Bolloré será el que saldrá ganando teniendo en cuenta que es el dueño del 21% de Vivendi y el 60% de Havas, por lo que paga una prima de alrededor de 150 millones de euros, pero recibe un valor de casi 440 millones.

La venta de buena parte del grupo viene motivada por “la amenaza de la creciente competencia de compañías procedentes de otros sectores”.

Además, en comparación con las 5 grandes, WPP, Publicis, IPG, Omnicom y Dentsu-Aegis, Havas carece de la escala que las marcas globales demandan hoy en día por lo que era cuestión de tiempo que se produjese esta venta.

“Si la oferta de Vivendi es aceptada, Vivendi entraría en una nueva fase de desarrollo para acelerar la construcción de un grupo líder en contenido, medios y comunicaciones y le asegurará al nuevo grupo una posición única en un entorno en el que el que el contenido, la distribución y las comunicaciones están convergiendo”, aseguran desde Havas en un comunicado.

A través de esta adquisición, señalan además que, “Havas podrá aprovechar las habilidades de Vivendi en creación de contenido, distribución y gestión del talento mientras que Vivendi tendrá acceso al expertise de Havas en consumer science, adata analytics y nuevos formatos creativos”.

Sin embargo, los intereses reales de la familia pasan por agrupar sus propiedades de medios bajo una compañía más sólida para la familia pero menos atractiva para los accionistas.

Si hay una familia comparable a la trayectoria de los Bolloré, en el mundo anglófono, esa es la de los Murdoch que a pesar de contar con unos objetivos muy parecidos, utilizan métodos muy distintos pues, tal y como expone Tony Walford, partner de Green Square en The Drum, mientras los Bolloré venden, los Murdoch compran.

Hace 60 años, Rupert Murdoch cogió las riendas del pequeño periódico de su padre y construyó un verdadero imperio mediático.

Y con 85 años, el negociador más astuto y agresivo de la industria no parece dispuesto a bajar el ritmo.

Después del diario Sun, la red de televisión de pago Sky es su propiedad más preciada y es que supuso toda una revolución en el mundo de la televisión británica cuando a finales de los años 80, Murdoch apostó por dar vida a este modelo.

Sin embargo, el problema es que la familia Murdoch solo es propietaria del 40% de la compañía y si hay algo que le gusta al magnate es tener propiedades.

Es por ello que llevan años detrás del acuerdo que les dé el poder sobre la compañía pero que se ha visto truncada por los diversos escándalos en los que se ha visto envuelta la familia y su imperio en los últimos años.

A finales del pasado año, los Murdoch pusieron sobre la mesa una suculenta oferta de 11.700 millones de libras que, una vez más, se ha visto paralizada por las elecciones generales en el país y por el reciente escándalo sexual y racista en el que se han visto envueltos varios directivos y un presentador de Fox.

Aun así, a menos que las cosas cambien mucho, parece que finalmente el acuerdo acabará produciéndose pero, de no ser así, sería uno de los mayores palos para Rupert Murdoch.

Y es que, al contrario que Vincent Bolloré, que busca obtener riqueza vendiendo sus propiedades, Murdoch busca concentrar cada vez mayor poder a través de la adquisición de nuevos negocios.

Quizá su querido Sun tenga un final pero la posesión del 100% de Sky es una herencia para su prole que aseguraría la permanencia de la dinastía y de su dominio del mercado mediático británico.

Así, nos encontramos ante dos dinastías con los mismos objetivos pero con un modus operandi muy diferente: unos venden y otros compran.

via Marketing Directo http://ift.tt/2qnOAe5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: